Tras haber formado parte de la escuela del reconocido Atlético Nacional de Medellín en Miami, el venezolano Luis Palumbo atraviesa un proceso de transición en su carrera profesional. Técnico de categorías formativas, trabajador incansable y amante del fútbol ofensivo basándose en tenencia del balón, se ha hecho un nombre en Estados Unidos y tiene ofertas de elencos centroamericanos. Se toma todo con calma, sabiendo que la decisión de marcharse en dirección a otra nación no es cosa fácil, pero entendiendo que su futuro inmediato está ligado a lo que tanto ama: dirigir escuadras.

Los últimos días sirvieron para compartir al lado de figuras como Mario Benítez, reconocido ex jugador argentino, de quien aprendió lo suficiente para dar un paso trascendental como conductor de grupos. República Dominicana pudiera ser su destino, sin descartar opciones que han surgido desde Nicaragua y El Salvador.

“El hecho que en otros países estén preguntando por mi trabajo debido a las referencias que algunos colegas del fútbol han dado de mí, es algo que sin lugar a dudas me alegra y pone a pensar. Estoy esperanzado en que las grandes oportunidades se me presenten estando en Estados Unidos, pero solo el destino sabe hacia dónde iré. Uno está donde sea necesario que esté”, afirmó el monaguense, quien en su época de jugador militó en las inferiores del actual campeón del balompié vinotinto, Monagas Sport Club, además de jugar en las divisiones inferiores del Portuguesa Fútbol Club y del Central Azucarero de Acarigua, que dejó para marcharse hacia Italia. 

Su ciclo con la institución neogranadina finalizó en buenos términos, por lo que ahora evalúa posibilidades de cara al futuro inmediato. Regresar a Venezuela está en su agenda, siempre que desde la tierra que le vio nacer alguien se interese por su labor.

“Estar cerca de la familia siempre será una motivación extra, pero no dejo de pensar en un paso trascendental como parte de un conjunto de alta trascendencia. Ha habido posibilidades ir a la NASL, y no quiero ser soñador, pero mi meta es estar en un cuerpo técnico de la MLS. Rendirse nunca ha estado en mi diccionario de vida”, agregó Palumbo, quien con frecuencia recuerda sus épocas de mediocampista.

Tener su propia academia es un proyecto a largo plazo, que comienza a tomar forma conforme nacen nuevas ideas. El oriental tiene su mirada apuntando hacia el infinito, creyendo que mañana tanto esfuerzo tendrá su merecida premiación. 

Miguel Ángel Santana
@santanadeportes
Caracas

Comentar