El Club Deportivo Cieza, de la región de Murcia, cuenta en sus filas con una nueva promesa para el balompié venezolano. Se trata de un joven chico de 19 años, que a pesar de su corta edad y de llevar poco más de un año en suelo ibérico, ya se ha establecido como un fijo en la saga del conjunto “espartero”. Massimo D’amico, quien naciera en la ciudad de Caracas durante abril de 1999, se desenvuelve como un defensa central con considerables dotaciones técnicas y físicas, pues, su 1.83 metro de altura, aunado a su elegante salida con balón al pie, lo referencian no solo como un asesino del juego aéreo, sino también como ese “faro” que dirige el armado ofensivo de los suyos.

Tras dar sus primeros pasos en el mundo del balompié de la mano de la Academia Tiro Libre Fútbol Club y de Ciudad Vinotinto, el capitalino llegaría a España a mediados del año 2017, donde se expondría a un período de observación por distintos equipos locales. “Al final me quedé en Ranero CF, con ellos jugué en División de Honor y Liga Nacional. Para mí fue una experiencia muy bonita, tuve la oportunidad de medirme ante escuadras importantes a niveles europeos como: Valencia FC, Elche, Albacete, Levante, entre otros”, expuso Massimo para el equipo de SOLOVENEX.

Asimismo, Massimo narra las dificultades que conllevó dar el salto a Europa, implicando a su vez dejar atrás todos sus lazos familiares. “El fútbol en mi vida lo es todo, desde pequeño recuerdo estar en un campo, toda mi familia vive inmersa en este hermoso mundo y tengo la dicha de decir que nunca lograron sacarme de allí. De niño recuerdo haber rechazado juguetes por tomar un balón e irme a jugar con él. No obstante, Los primeros meses en España fueron bastante difíciles, me encontraba completamente solo, mis compañeros eran toda mi compañía, y de a poco, con ayuda del equipo, conseguí adaptarme muy bien”, señaló el espigado defensor.

“Ya una vez finalizo la temporada, se cerró mi etapa como juvenil, y pasé a defender las filas del Club Deportivo Cieza, donde me desempeño tanto de defensa central como de mediocentro, esto ya en Tercera División y bueno, gracias a dios he sumado la totalidad de minutos en los tres compromisos de Liga que se han disputado”, explicó.
Tras comenzar a dar pasos firmes en el fútbol ajeno, el zaguero destaca la diferencia percibida entre el fútbol venezolano y lo practicado en España. “Acá el juego cuenta con una mayor impresión de intensidad y un firme trabajo táctico. En todo momento tienes que estar bien parado y trabajar para el equipo, aun cuando no tienes el balón a tus pies y en cuanto a intensidad, acá te enseñan a presionar desde el mismo momento en el que pierdes la esférica, y a correr cada disputa como si fuese la última”.

Por otra parte, D’amico quien ya parece estar completamente establecido tanto futbolística como personalmente en la región de Murcia, cuenta un poco sobre sus impresiones con respecto a la escuadra rojinegra.“El Cieza es un proyecto nuevo, uno muy bonito. La afición y el ambiente son espectaculares. Nosotros sabemos que estamos para grandes cosas. Por su parte, el profe es alguien bastante preparado, con una metodología de juego muy establecida. Siempre nos pide que salgamos jugando desde atrás, que mantengamos la esférica al pie; es algo que hemos trabajado desde la pretemporada y venimos reforzando jornada tras jornada”, aseguró.

Luego de esto, el criollo se mostró bastante seguro en cuanto a sus objetivos, declarando estar cien por ciento comprometido con los “esparteros”, pues espera mantenerse como un fijo en el once inicial y establecerse como un referente del mismo. Seguidamente, se mostró significativamente agradecido para con sus familiares y entorno cercano, declarando que “mi mayor motivación ha sido mi madre. Sin dudas es una de las personas más importantes en mi vida y quien me inculcó que a pesar de todos los obstáculos que se nos presenten en la vida, nunca hay que rendirse; que siempre hay que mirar hacia el frente”, a lo que continuó “personalmente tengo que agradecerle a mi familia, a mi padre. Él siempre me apoyó, siempre creyó en mí y siempre ha estado conmigo tanto en las buenas como en las malas, gracias a él soy la persona que soy hoy”.

Por último, el espigado defensor hizo énfasis en su sueño de algún día vestir la camiseta vinotinto, oportunidad que viene esperando desde años atrás. “Siempre está la ilusión de llegar a la selección. Es un tremendo orgullo llevar consigo la camiseta nacional y tener la oportunidad de dejar el nombre de tu país en lo más alto concluyó.

 

Daniel Álvarez
@DanielAlvarezT
Valencia

Comentar