“Nico” se destacaba en un equipo de la capital venezolana llamado, Fratelsa Sport, hasta que se vio en la necesidad de emigrar hacia Uruguay, en donde impresionaría por sus dotes de potente nueve de área.

Cuando llegó a suelo celeste, lo primero que quería era seguir jugando al fútbol, su abuelo, ex jugador de Defensor, conversó para que le hicieran una prueba de captación. “Nico” la hizo y a los pocos días ya era parte de las inferiores de la institución.

“Al principio fue difícil la adaptación, yo me vine muy joven y dejé muchas cosas atrás y a eso se sumaba que yo sólo estaba entrenando y por más que el club me quería fichar decían que iba a ser complicado por el tema de que era menor de edad. Estuve un año entrenando sin poder jugar hasta que salió el fichaje y ahí si empecé a jugar, pero fue un proceso complicado para mi”.

Pero en Defensor estaría tres años, hasta que por motivos personales decidió irse a jugar a Racing de Montevideo en donde actualmente se desenvuelve en la cantera, esperando algún día ser subido a la máxima plantilla.

El fornido delantero de 19 años de edad, es rápido en carrera, “killer” a la hora del mano a mano y también se le da muy bien repartir balones cuando juega de enganche.

“Dudamel me dijo que había una posibilidad de verme, por lo menos en algunos partidos que iba a jugar aquí Uruguay. Pero al final no se pudo dio y quedó para después.

Aunque tiene también sangre uruguaya, el caraqueño sueña y desea únicamente vestir la camiseta de Venezuela y por eso lucha día a día para en un futuro lograrlo.

 

Alejandro Mistaje
@alejandromist
Ciudad Bolívar

Comentar