Maracaibo, 2006. Las pequeñas canchas del equipo de fútbol salón, Estudiantes de Zulia, fueron las primeras en disfrutar del talento de Brayan Palmezano, quien ya con cinco años de edad hacía “magia” con la pelota en los pies.

Al nacido en el año 2000 se le hicieron muy cortas las canchas de fútbol salón y con siete años, dejó esa modalidad y pasó a formar parte de la escuela de fútbol campo, Niños Cantores, en donde terminó de moldear sus cualidades. Pero fue con diez años, en las instalaciones del Centro Gallego, en donde Brayan con su talento, hizo que varios “scout” lo mirasen como uno niño distinto al resto.

“De pequeño el Zulia siempre mantuvo interés en mí, para jugar en su cantera, y en 2013 fue cuando se dio”.

La “pulga” llegó al Zulia FC en el 2013, tras varias insistencias del conjunto “petrolero” por hacerse con la ficha del joven prodigio, de quién ya hacían “eco” los entrenadores por su gran habilidad de quitarse jugadores de encima y de marcar goles.

Palmezano con tan sólo 16 años, tres temporadas después de haber llegado a la institución del “lago”, consiguió debutar por Copa Venezuela ante ACD Lara y hacerse con un hueco en el primer equipo, de donde ahora es inamovible, a pesar de su corta edad.

El 4 de mayo del 2017, cuando corría apenas el segundo 30 del partido entre el Zulia FC y el Caracas FC por la jornada número 6 del Torneo Apertura 2017, el joven mediocampista marcó su primera diana en el balompié venezolano, hecho que confirmó para quienes dudaban la magnitud de su gran talento.

“Mis padres me apoyaron desde siempre, me sembraron valores y también me ayudaron a desarrollarme como futbolista, y por eso estoy muy agradecido con ellos y con Dios, les debo todo”.

Con apenas 18 años, Palmezano, presume de seis tantos y una asistencia en 20 compromisos con los “negriazules”, que lo convierten en uno de los nombres a tomar en cuenta por el estratega nacional Rafael Dudamel para el próximo Sudamericano categoría sub20 de Chile 2019.

“Espero que el Sudamericano sea de todos, que todos podamos explotar nuestras virtudes, que no sea sólo el Sudamericano de Brayan Palmezano, ni el de Christian Makoun, ni el de Cristian Casseres Jr, sino el Sudamericano de la vinotinto”.

Fuentes cercanas vinculan al zuliano de 1,68 estatura con el Huachipato chileno, aunque actualmente sólo piensa en el andante Clausura 2018 y en la cita vinotinto en tierra austral a comienzos del próximo año.

“Ahorita estoy feliz en el Zulia, es una institución que me ha dado muchas cosas, la meta es quedar campeón aquí, luego pensar en el Sudamericano y su Dios quiere jugar próximamente en el extranjero”.

 

Alejandro Mistaje
@alejandromist
Ciudad Bolívar

Comentar