Rafael Enrique Romo Pérez exhibió este sábado el trofeo que se le otorga al campeón de la máxima división del fútbol chipriota tras coronarse de la mano de su APOEL Nicosia.

El “Thrylos”, uno de los clubes de más renombre en Chipre, alcanzó convertirse en el nuevo monarca del certamen local tras amasar un total de 70 unidades que los atornillaron en la primera casilla, finalizando con una ventaja de 11 puntos sobre su más cercano seguidor, el AEK Larnaca.

Fue el primer campeonato local obtenido por el espigado cancerbero nacido en Turén desde que hace vida en el Oriente Medio. Los nuestros siguen coleccionando distinciones en suelo extranjero y es muestra de orgullo.

Lee también:

Comentar