Teo Quintero León, espigado defensor central que actualmente hace vida en el CF Peralada de la Segunda División B de España conversó con SOLOVENEX sobre su naciente carrera profesional y uno de sus más anhelados sueños: lucir los colores de la selección venezolana.

Nacido el 02 de marzo de 1.999 en la ciudad de Barcelona, de padres venezolanos, Teo Quintero iniciaría su travesía por el mundo del fútbol a los nueves años de edad con el C.B Cinc Copes, equipo del barrio en el que se llevó a cabo su crianza, posteriormente pasaría a ser parte del Club de Fútbol Damm (categoría sub 17), el cual sería su última parada previo a su incorporación al Girona Fútbol Club, para ver minutos en el Juvenil A (sub 19), Torneo División de Honor.

Teo rápidamente se convertiría en pieza estelar en labores defensivas para el elenco catalán, haciendo acto de presencia en un total de 28 partidos de 30 disputados en la siguiente temporada, donde también aportaría tres tantos a la causa. En lo colectivo, el Girona finalizaría un periplo con aires positivos, situándose cuartos en la tabla de posiciones y completando la mayor cantidad de puntos en una zafra para la categoría del club en toda su historia.

Su buen accionar lo llevó a ser tomado en cuenta por el CF Peralada – Girona B, filial de la insitución ”albirroja” con la que no contaría con un buen inicio, motivo de una lesión en la rodilla que lo marginó de los terrenos de juego en el inicio del torneo, sin embargo, luego de su recuperación (noviembre de 2019) se ha afianzado en el músculo defensivo de Chicho Pellach (jugando 12 compromisos, 10 como titular), donde comparte labores con un nacido en Venezuela, Nahuel Adolfo Ferraresi.

En cuanto a su relación con el defensor tachirense, Teo afirmó: ”desde que llegó al club nos hemos llevado muy bien, tanto fuera como dentro del campo. Nos complementamos en la zaga defensiva. Nahuel es un buen jugador y también un muy buen compañero, expresó.

A pesar de poseer la doble nacionalidad (español-venezolano), el defensor nunca ha sido contactado directamente por el seno de la Federación Venezolana de Fútbol, hecho de lamenta debido a su gran interés en representar a la vinotinto. ”Mis padres son venezolanos y toda mi familia vive allá, para mí sería un orgullo y un placer representarlos, agregó.

Con un portento físico de 1.88 metros de altura, hábil con las dos piernas, buena salida a balón raso y una gran capacidad en el juego aéreo envidiable, Teo muestra todas las credenciales para ser tomado en cuenta por el seleccionado patrio en un futuro próximo. Talento, roce y sentimiento de identidad, no lo perdamos de vista.

Lee también:

Comentar