Días atrás, a raíz del anuncio oficial, muchos seguidores del balompié venezolano deliraban con la idea de imaginar a Yeferson Soteldo en plan estelar con el Santos Futebol Clube de Brasil. Su arribo al ”coloso” carioca si bien generaba buenas sensaciones, ponía en tela de juicio una cosa: su protagonismo.

Pero este martes la historia dio un giro a favor del ”minion”, el suceso utópico que en algún momento nos hizo soñar con la idea de ver a uno de los nuestros calzarse la casaca de un club grande en el mundo, quedaría atrás para convertirse en realidad. El oriundo de Acarigua era seleccionado por Jorge Sampaoli para usar el dorsal 10 del ”peixe”. ¡Wow!

Soteldo, diamante en bruto extraído de la inagotable mina del Zamora Fútbol Club, subcampeón mundial sub 20 en Corea y quien viene de dejar buenas sensaciones en Chile, donde vistió los colores de la ”U”, institución histórica que también apostó por darle la ”10” a un auténtico ”10” que sigue sin asomarse en lo más mínimo a la cúspide de su carrera profesional.

¿Quién lo diría?

Un venezolano siendo el portador de la misma camiseta que en algún momento lucieron exponentes de la talla de Pelé, Diego Ribas, Paulo Henrique Ganso, entre otros nombres de alta gama que han representado al ”alvinegro praiano”. Delirio total.

Hecho utópico que subraya el antes y después del fútbol venezolano, uno que no se cansa de exportar talento a otras latitudes y que ahora no sólo se conforma con ello, sino que también comienza a sembrar su bandera en los más grandes del mundo. Historia pura.

Comentar