Después del incidente con el famoso video y tiempo sin ser considerado por su entrenador, Adalberto Peñaranda parece haberse reencontrado en Bulgaria con apariciones de valor. Incluso ha cambiado totalmente la perspectiva del técnico. Cuando le preguntaron la razón por la que no jugaba, el año pasado, respondió: “Hay otros que dan lo mejor de sí”.

En un nuevo rol el merideño fue protagonista durante los amistosos previos a la reanudación del campeonato. Aprovechando la venta de Younousse Sankharé, figura del equipo, y otras bajas en la posición, ahora está jugando como un mediapunta en el esquema de Bruno Akrapovich. El contexto y la voluntad del que aún pertenece al Watford habrían permitido su regreso a las canchas. “Creo que es el jugador para reemplazar a Sankharé. Tiene las cualidades para estar en el área y fabricar ocasiones”, comentó el mandamás del CSKA de Sofía.

Desde que el bosnio asumió como DT, Peñaranda disputó 15 minutos en la Europa League. De resto, fue suplente o ni siquiera estuvo convocado. La pausa invernal lo agarró de buena manera y el partido de la vuelta al torneo lo jugó como titular 85 minutos -victoria 1-0- algo que archivó en liga por última vez el primero de noviembre. Hasta se especuló sobre su salida porque no era tomado en cuenta.

Hubo cinco partidos de preparación, donde el dorsal 09 anotó un tanto de penal y otro en movimiento. En las crónicas destacaron su distribución y solidaridad para habilitar compañeros, una tarea en la que se le ha criticado toda su carrera y entorpecía el sistema propuesto por Akrapovich. Sin embargo, está ganando confianza y actualmente pelea el título de liga. Los ”reds” (36) escoltan al líder Ludogorest en la tabla.

Santiago Aceituno
@SantiAce23
Buenos Aires

Comentar