Sonia María O’neill Caroli, jugadora del Fleury 96 de Francia y nueva incorporación de la selección nacional femenina absoluta, conversó en exclusiva con el equipo de SOLOVENEX sobre su nueva experiencia profesional y el reto que conlleva lucir los colores de un país que siente desde pequeña.

A pesar de haber nacido en Canadá y ser de padre irlandés, la talentosa volante central siempre tuvo un objetivo claro: ”Siempre quise representar a mi país, aunque nací en Canadá, siempre me he sentido venezolana de corazón. Mi padre me dice que pertenezco a esta selección. Poder representar al país que llevo en el corazón fue lo que me motivó a vestir la camiseta de Venezuela”, nos expresó.

La jugadora de 25 años compartió sus sensaciones luego de haber sido convocada por primera vez a un módulo de la selección nacional: ”Asistí al módulo sin saber que obtendría y terminé siendo muy feliz. Estar en esta selección me ha hecho amar el fútbol nuevamente. La entrenadora realmente tiene fe en nosotras y nuestro objetivo. Además me encantaron mis compañeras, fui bien recibida por ellas. Me sentí en familia”, añadió Sonia con emoción.

O’neill nos adelantó cómo se dio su llegada a la selección nacional de Venezuela: ‘Pamela Conti es la única razón por la que hoy estoy aquí. Ella me contactó en Italia y vía WhatsApp me hizo saber que quería contar conmigo en el módulo de Roma. Siento que tomé la decisión correcta. Ella tiene un gran corazón”, agregó.

Algunas características:

Sonia, quien posee una interesante carrera en suelo europeo, ha lucido los colores de equipos como el Bari, la Roma y el ZNK Sprit de Croacia, club con el que llegó a disputar la UEFA Champions League Femenina, puede ejercer labores de ”5”, ”8” y además se caracteriza por ser una jugadora competitiva, técnica, fuerte en el uno contra uno y de afinada visión de juego.

Solo quiero que Venezuela pueda llegar al Mundial y hacer historia. Pamela Conti nos dijo que cada decisión que tomemos desde ahora en adelante marcará la diferencia, y tiene razón. El hecho de que me hayan llamado para el módulo de Roma no me asegura nada, trabajaré fuerte para volver a formar parte. Sueño con acompañarlas en el 2023′, añadió O’neill entre su lista de objetivos de cara al 2020.

El impacto mediático que otorgó la llegada de la nacida en Toronto a la selección, desbordó las redes sociales y la opinión pública. Así lo asume la jugadora: ”Me han dado muestras de apoyo increíbles. La verdad es que no esperaba tanta atención. Obtuve 30.000 seguidores en tres días y quedé en schock. Estoy agradecida por todos los mensajes de apoyo que me han dado”, dijo.

Además, la flamante mediocampista del Fleury 96 aprovechó la oportunidad para confesar ser amante de la gastronomía venezolana: ”Es muy difícil elegir solo un plato. Pero me quedo con las empanadas con carne mechada, las arepas y el pabellón criollo”, expresó entre risas.

O’neill, quien ya se encuentra a disposición del cuadro francés para comenzar a ver minutos en el fútbol ”galo”, augura un futuro promisorio para la zona medular venezolana, seleccionado que al mando de Pamela Conti sueña con instalarse por primera vez en un mundial femenil absoluto.

Prensa SOLOVENEX

Comentar