El pasado 4 de abril, nuestro Director Carlos Tarache conversó en exclusiva, a través de un IG Live, con Verónica Herrera, zaguera criolla que hace vida en las filas del William Carey, equipo universatario que milita en el Torneo Nacional de Estados Unidos. Temas como sus inicios en el deporte, la selección nacional, el presente y futuro futbolístico de la caraqueña fueron protagonistas en esta amena ocasión.

Asimismo, en el contexto de la suspensión de entrenamientos grupales con el conjunto norteamericano a causa de la pandemia del COVID-19, la venezolana compartió que trata de mantenerse en forma por medio de los planes de trabajo que diseñan los entrenadores del equipo, con el objetivo de volver en el mejor estado posible.

Desde el inicio hasta hoy, un camino de superación:

“Vero”
es una joven de 20 años que no se rinde ante la adversidad
, y así lo ha demostrado desde sus inicios, cuando comenzó a jugar al fútbol: “Empecé hace más o menos 15 años. Jugaba con varones, ni siquiera sabía que existía el fútbol para mujeres, pero seguí porque siempre supe que esto era lo que quería hacer”.

También, aclaró que a pesar de haber disputado dos mundiales y dos sudamericanos, el momento que más la ha marcado en su carrera fue, precisamente, uno de sus mayores retos: “Hace seis años me operaron de la pierna y estuve seis meses sin jugar. Volver a pisar la cancha ha sido uno de los momentos más lindos que he vivido”.

Posteriormente, y con sólo 12 años de edad, “Verito” se convirtió en la jugadora más joven en disputar la Copa Libertadores, motivo que le sirvió para hacerse con un Récord Guinness: “No fui con la perspectiva de jugar, iba por aprender de la experiencia. Pero el entrenador me dio la confianza y jugué el partido completo. Fue el único compromiso que ganamos en ese torneo, recuerdo que fue 2-0 ante Nacional de Uruguay”.

En este mismo sentido, una de las pruebas más duras en su carrera la vivió hace poco, en el salto que dio del Reivers College al William Carey, un club en el que los entrenamientos se tornan más intensos y fuertes. Un duro reto que al día de hoy la ha hecho una jugadora más completa y competitiva.

“Estaba en mi zona de confort y salir de ella me enseñó que tenía muchas cosas por mejorar. Me superé, me gané la confianza del entrenador poco a poco y así conseguí la titularidad”
aportó la ex Deportivo La Guaira.

La familia Herrera:

Una familia pequeña: una madre y dos hijos. Dos hijos ligados al mundo del fútbol: Verónica y Rafael Alejandro, actual guardameta de Estudiantes de Caracas: “Soy muy apegada a mi hermano, por el vínculo de sangre y por nuestra relación en el fútbol”.

Ella, a pesar de ser la menor, ha tenido mayor experiencia, siendo consejera fundamental al momento de tomar una decisión: “Siempre que tiene alguna duda me busca para saber mi opinión y de ahí tomar una decisión. Yo hago lo mismo con él. Siempre tratamos de tomar las decisiones en familia”.

Ser una familia unida es una de las cosas que ha tenido que afrontar “Vero” al tener que mudarse a otro país, pero siempre consciente que todo es para mejor: “Extraño mucho a mi familia, el abrazo de mi mamá, la comida de Venezuela; pero he conseguido personas a mi alrededor que me han ayudado a seguir adelante”.

Una jugadora, distintas posiciones:

A pesar de ser recordada por sus buenos aportes en la zaga central de la selección de Venezuela, la “chama” comentó que también ha experimentado en otros sectores del terreno de juego.

“En mi primera experiencia internacional con la selección jugué como lateral. Además, en este equipo (William Carey) en una oportunidad me probaron de cinco, pero no resultó tan bien. La posición donde más destacó es de central, y es donde me siento más a gusto”
compartió la jugadora vinotinto.

Un 2019 exitoso:

La última temporada en su actual equipo marcó un andar positivo en el nivel de la “chama”, quien con un notable rendimiento se afianzó en el juego aéreo tanto defensiva como ofensivamente. Además, su actuación se trasladó de manera directa al marcador en seis ocasiones, y a través de asistencias la misma cantidad de veces.

“Fue una temporada positiva, donde conseguí reconomientos personales y con el equipo llegamos a las semifinales del torneo nacional”
comentó la defensora.

Su futuro profesional:

Aún cuando su mayor pasión es el fútbol, la internacional con la Vinotinto no ha dejado de lado sus estudios: “No he dado el salto al fútbol profesional porque quiero primero terminar mis estudios en Estados Unidos, que será para mayo o agosto del próximo año. Después de eso, estaré lista para dar ese paso”.

Asimismo, declaró que aspira a grandes cosas en el deporte: “Sé que tengo que ir escalando poco a poco. Jugar en equipos de España u otras ligas de Europa, pero mi meta final es jugar en el Bayern Múnich. Ese es mi sueño”.

Selección nacional:

Desde hace algún tiempo, Verónica se ha visto alejada del banquillo de la selección nacional. Sin embargo, alega que está lista para ser llamada en cualquier momento. Lo que más anhela es volver a vivir esa experiencia con la casaca vinotinto.

“Espero el llamado a la selección para afrontar cualquier reto, ya sea con la sub 20 o con la mayor. Estoy dispuesta a dar lo mejor de mí como siempre. No hay nada más bonito que vestir la camiseta del país”
mantiene Herrera.

Sus ídolos en el once contra once:

Cuando se practica algún deporte, siempre hay jugadores que sirven de refencia y ejemplo. En el caso de Verónica Herrera, a pesar de ser mujer, no sólo admira a figuras del fútbol femenino, sino que también sigue de cerca a máximos referentes del masculino: “En el fútbol femenino sigo a Carli Lloyd, una jugadora que ha pasados por etapas similares a las que yo estoy pasando. Mientras que en el masculino me identifico con Ramos porque al igual que yo, comenzó como lateral pero hoy juega como central”.

De esta misma manera, para concluir la entrevista, señaló que en cuanto al fútbol venezolano, su jugador preferido es Roberto Rosales. Y en general, su ídolo es Raúl González.

María Andrea Mora
@mariaandreamg
Maracaibo

Comentar