Después de muchos obstáculos, todos a cargo del COVID-19, finalmente se pudo dar fin a la edición 61 del torneo de clubes más importantes de Sudamérica, la Copa Libertadores de América. Y para Venezuela, con una tónica especial, esa que se tiñe de color vinotinto.

El “clásico paulista” entre Palmeiras y Santos (1-0), que fueron los principales protagonistas de este encuentro en el mítico Estadio Maracaná. Tercera final brasileña en la historia del certamen. Pero, los reflectores de los fanáticos venezolanos estaba en otro punto: Yeferson Alberto Soteldo Martínez, el nacido en Acarigua, el pulido en Zamora, el ’10’ del Santos. Un jugador que llegó a esta instancia lleno de talento y responsabilidad.

“Manzanita” fue titular y disputó todo el compromiso, que hay que destacar, estuvo lejos de las expectativas. Poco fútbol y muchas faltas (35 en total), así se resumió el primer tiempo y gran parte del segundo, pues no fue sino del minuto 75′ en adelante cuando aparecieron algunas jugadas de peligro por parte de ambos conjuntos.

Sin embargo, en este deporte uno de los conceptos más importantes es la efectividad, y eso lo tuvo Palmeiras. Al último suspiro, en el 90’+3′, el equipo que viste de verde tuvo su primer tiro al arco del encuentro, y ese, justo ese cabezazo de Breno Lopes, terminó en gol, o más específicamente, en Copa.

De esta manera, Soteldo se quedó a las puertas de ser el sexto criollo en alcanzar la eterna gloria del continente (anteriormente lo hicieron Yusmery Ascanio, Alejando Guerra, Ysaura Viso, Jailys Oliveros y Alexandra Canaguacán).

Comentar